kayak

DESCRIPCIÓN

La actividad de kayak de mar nos permite disfrutar y descubrir rincones inaccesibles y misteriosas calas. Desde tu llegada al club, el monitor te instruirá en la técnica del kayak, como agarrar la pala, como remar, para posteriormente hacerte a la mar. Te proporcionamos el material necesario para la travesía. Practicar Kayak en Cartagena es una opción perfecta, ya que conocemos el mar desde un primer plano. El kayak no es solo un deporte, es una forma de amar el mar. No hay mejor manera de conocer el deporte náutico que subiéndote a un kayak en nuestro Real Club de Regatas de Cartagena.

Toda la actualidad de nuestra sección de Kayak AQUÍ

PROTOCOLO DE SALIDAS

No se podrá Navegar sin cumplir los protocolos de Salida. Firma en recepción o firma área deportiva, indicativo panel del Aula, izado mástil de kayak bandera de kayak, recuerda cuantos más datos tuyos tengamos mejor, área o zona elegida de la ruta, tiempo aproximado de travesía, teléfono.

  • Es obligatorio para todo practicante que salga a navegar cumplir las exigencias de este protocolo, y rellenar la NOTA DE SALIDA, en las oficinas del Club.

  • Es importante recordar que la Dársena de cartagena es un dársena pequeña y con gran numero movimientos, tanto de Recreo como Mercantes y Militares estos no suelen avisar de sus salidas ni entradas.

  • Teléfonos a tener en cuenta:

  1. Port Control Cartagena informa tráfico portuario buques: 968 505 366

  2. Marinería club: 669 471 730

  3. Contramaestre: 619 054 716

  4. Director Técnico: 608 508 445

  • Se adjunta plano de seguridad y tráfico así como la recomendación de la ruta a seguir en la dársena de Cartagena.

  • Se recomienda estudiar decálogo del Kayak, en el podréis ver y estudiar toda la normativa referente a la navegación.

Conocer las técnicas de seguridad es fundamental para adentrarse en el mar. Aún así, debemos señalar que no basta con saber las técnicas, sino que también es básico evitar al máximo las situaciones que nos obligan a realizar estas técnicas. De este modo, diferenciamos dos grandes tipos de seguridad: la seguridad activa y la seguridad pasiva.

La seguridad activa consiste en las diferentes técnicas que debemos conocer para “actuar” cuando nos encontramos en determinadas situaciones de riesgo. La seguridad pasiva es previa, y se trata básicamente de contar con una embarcación en buenas condiciones y un equipo adecuado, acorde con la salida que se vaya a realizar.

El concepto de seguridad debe interpretarse como algo positivo; debemos tener presente que el piragüismo es un deporte de aventura que puede revestir cierta peligrosidad por el medio cambiante en el que nos movemos pero debemos tener claro que la aventura con la práctica del kayak de mar no hay que buscarla en los factores de riesgo.

NORMATIVA DE KAYAK

Normas de uso de embarcaciones del RCRC.
Tienes que evitar arrastrar las piraguas, cuídalas como si fuesen tuyas, pues son para uso de todos y queremos que estén en las mejores condiciones de uso.

Las palas nos permiten impulsarnos en el agua y solo sirven para eso, no las uses de lanza ni de pala con la arena pues se deteriorarán a pesar de ser duras.

No se podrá Navegar sin cumplir los protocolos de Salida. Firma en recepción o firma área deportiva (ver anexo 2).

Respeta los horarios preestablecidos si usas las piraguas del club. Todo el material del club se usará exclusivamente los días y horarios establecidos por la junta directiva bajo la supervisión de un técnico del RCR. La puntualidad es primordial para establecer los grupos. Si llegas tarde, ese día no podrás salir.

Tengan presente que estamos situados en un Puerto y por tanto tienen preferencia los buques (ver anexo 3) en todo caso. La responsabilidad civil es de cada palista.

Los menores de edad, 18 años, no pueden salir o participar en regatas o eventos salvo con autorización por escrito de sus padres

Normas de los socios depositarios de embarcación Kayak

Domiciliación del pago anual en enero de cada año. Ingreso en cuenta poniendo el nombre de la persona que hace el ingreso y haciendo constar en concepto cuota socio club, en el caso de que así lo establezca la Junta Directiva.

Al ser socio del club podrás depositar tu embarcación cuando así lo solicites en tiempo y forma. La junta directiva expondrá anualmente las plazas ofertadas tanto para socios como para invitados siendo ésta la que decide la conveniencia o no de otorgar plaza al solicitante.

El material depositado debe estar limpio y dejar el hangar en condiciones saneadas y ordenadas para un mejor funcionamiento.

No podrás cambiar la ubicación dentro del hangar o modificar la estructura u organización, sin previa autorización de la directiva.

Debes respetar el material de los demás, es decir, no usarás el material de otro socio sin previo conocimiento de éste, así como, cuidar de no golpear otras embarcaciones ni material depositado. Guarda tus accesorios pala, cubre o chaleco en tu piragua evitando limitar el espacio común.

El club no se hace responsable del material depositado. (Tanto Roturas como Robo). La seguridad depende de todos y cada uno es responsable de su material y el de todos.

En el caso de que el club necesite la plaza que ocupas deberás devolverla en la fecha que se te indique, abonándote la parte proporcional del pago.

El depósito de material no es transferible a otro socio y/o amigo pues se hace en relación a una determinada embarcación y una persona determinada. De igual forma si vendes tu embarcación vendes ésta pero no el lugar de almacenaje aunque ya esté pagado ese año, perderás automáticamente dicha plaza.

Como norma general se utilizarán en los horarios establecidos, si los hubiere, aunque de disponer de tus propios horarios debes tener en cuenta las normas básicas de seguridad, así como las indicaciones del Área Técnica.

Al tener embarcación propia y como socio podrás utilizar las embarcaciones del club. Aunque tendrán preferencia aquellos socios que no dispongan de material propio. Si utilizas los chalecos del club asegúrate de devolverlos a su sitio y en buenas condiciones.

Es obligatorio el darle uso a la embarcación depositada frecuentemente. Las embarcaciones que no hayan sido usadas en el plazo de un año, perderán el derecho a dicha plaza.

Los Socios sin Embarcación y que soliciten una del RCRC pagaran una cuota mensual de 3€ sin límite de uso, exceptuando los eventos con cuota, Travesía, competiciones o jornadas técnicas Estos socios tendrán que pasar un examen práctico del manejo de la embarcación supervisado por un Técnico del RCRC.

SEGURIDAD “Algo a Conocer”.

La temeridad no conduce a nada positivo, y lo mismo podemos decir de la ignorancia. Debemos conocer las técnicas, pero ojalá no debamos realizarlas nunca. “Los que no temen al mar están condenados a ahogarse… porque no pasará mucho tiempo antes de que larguen velas cuando no deban. Los que sí lo tenemos, sólo nos ahogamos de vez en cuando”. Anoté un día esta frase y no recuerdo de quién era, pero, quien fuera que lo escribiera, dio en el clavo. Toda precaución es poca, y aquí es donde entra en juego el concepto de seguridad pasiva.

El triángulo de la seguridad pasiva se basa en tres factores:

  • Condiciones meteorológicas

  • Aptitud / Experiencia

  • Equipamiento y material

Los tres factores combinados entre si nos indicarán el nivel previo que debo asumir en una salida al mar. Si no se analizan cada uno de los lados del triangulo por igual, existe un factor de riesgo.

En este sentido, antes de adentrarnos en el agua debemos conocer y valorar los elementos necesarios para la mayor seguridad en la práctica del kayak, valorar la capacidad de uno mismo y del grupo y adoptar una actitud crítica ante las prácticas que no cumplen con los principios de seguridad. Ésta es una máxima a no olvidar: con un buen equipamiento se pueden evitar muchas de las circunstancias que hacen necesaria la utilización de las técnicas de seguridad activa, y a la vez te puede facilitar las mismas.

COMO NAVEGANTE.

Por todo ello, si deseas practicar el kayak de mar, deberías tener presente este decálogo del navegante:

  1. Vigila la meteorología. Evita correr riesgos innecesarios. No salgas a navegar en caso de mal tiempo o mala visibilidad. Ten en cuenta que el viento y la mar pueden cambiar bruscamente en la costa.  

  2. Verifica las horas de las mareas y conoce las corrientes dominantes de la zona. Estudia las posibles dificultades del itinerario a seguir y busca rutas alternativas de emergencia.  

  3. Respeta las zonas prohibidas a la navegación. Respeta a los demás usuarios ya sean pescadores, bañistas o super-petroleros. Hemos de evitar el riesgo de colisión. Nunca debemos suponer que la otra embarcación nos ha visto y maniobrará adecuadamente. 

  4. Ten presente las horas de luz solar. Evita salir al atardecer; si surge algún problema, caerá la noche, y si no vas equipado convenientemente será muy difícil encontrarte. 

  5. No te alejes innecesariamente de la costa. Respeta las zonas de baño: 200 metros en zona de baño y 50 metros en el resto del litoral. Utiliza los canales balizados si los hay.  

  6. Utiliza protección contra el frío: Traje de neopreno, camiseta térmica e hidrófuga, chubasquero con puños, cuello de neopreno y bandas reflectantes, escarpines con suela, bolsa estanca con ropa seca de recambio, termo con bebida caliente.  

  7. Lleva contigo el chaleco salvavidas, el cubrebañeras, una señal sonora, un espejo de señales, una bomba de achique portátil o fija, una linterna, un cuchillo, el cabo de remolque, carta náutica, luces químicas, agua y algún alimento de alto poder nutritivo.  

  8. No navegues solo. Hazlo en compañía. En grupo es más divertido y más seguro (mínimo 3 kayak). Mantén contacto sonoro y/o visual con tus compañeros de travesía y explica a alguien tu salida para que pueda dar la voz de alarma si retrasas tu llegada. 

  9. En caso de accidente no abandones nunca tu piragua intentando ganar la playa a nado. Sube a la piragua (aunque este volcada) y haz señales subiendo y bajando los brazos con la pala lentamente, utiliza todo las señales que lleves (bengalas, silbato…) para llamar la atención. Evita la perdida de tu pala sujetándola con un elástico. No sobrestimes tus fuerzas. 

  10. Emplea piraguas con cámaras estancas que cierren herméticamente y con suficiente flotabilidad en proa y popa, con líneas de vida, con anilla de seguridad fiable para ser remolcado en proa. Evita la pérdida de objetos de tu equipo amarrándolos con elásticos y cabos. Emplea colores llamativos en tu pala, piragua y vestimenta. Marca con tu dirección o teléfono de contacto tu kayak y tu material.

CÓDIGO DE SEÑALES DEL PALISTA DE KAYAK DE MAR

  1. Señales sonoras (silbato, bocina, chillidos, excepcionalmente bengalas blancas): un toque de silbato corto, “ATENCIÓN”. Mira inmediatamente a la persona que ha emitido la señal, y observa las señales visuales.  

  2. Un brazo elevado: “REAGRUPAMIENTO” (esta señal la podemos reservar para el líder del grupo. Todo el mundo debe ir donde este el líder, incluidos los que vayan delante).

  • “Seguirme, este es el camino”

  • “Venir, necesito ayuda”, “emergencia” (un palista en el agua hace esta señal, manteniendo la pala vertical, moviéndola repetidamente de un lado a otro).  

  1. “PARADA”: un toque de silbato largo. Mantener la pala horizontal por encima de la cabeza: “Esperarme” (puede realizarlo cualquier miembro del grupo, ejemplo, un palista rezagado)

  • “parada, dejar de palear” (cuando lo realiza el palista que va el primero para hacer parar el grupo, por ejemplo, en caso de alguna dificultad, o para prevenir vida salvaje)

  • “peligro, alejaros de mí” (si el líder del grupo a continuación señala con la pala o el brazo a derecha o izquierda, palear hacia esa dirección y esperar nuevas señales).

  1. “SOCORRO”: Un silbato continuado. Mantener la pala horizontal y moverla repetidamente entre la cabeza y la bañera: “Mayday”, ayuda urgente o informa a los servicios de rescate. (Esta señal significa lo mismo que las bengalas o luces químicas. Esta es una señal reconocida internacionalmente, subir y bajar lentamente los brazos extendidos. Realiza esta señal solamente en caso de extrema necesidad, que nadie del grupo pueda socorrerte y que no puedas utilizar alguna de las anteriores señales de ayuda.).

NORMAS SOBRE LAS PLAYAS

Se entiende por “playa” tanto la zona de tierra firme constituida por arena o roca, como la franja de mar -de unos 200 metros- que baña a esta última y que se conoce como “zona de baño”.

Se definen los tipos de playas por su riesgo en:

  1. Las libres que se señalizan con banderas de color verde. No tienen más limitaciones que las que marquen las leyes sobre deportes náuticos y usos recreativos.  

  2. Las peligrosas señalizadas con banderas de color amarillo. En las peligrosas podrá tolerarse su uso con las limitaciones que se consideren convenientes.  

  3. De uso prohibido, señalizadas con bandera de color rojo. Las playas de uso prohibido no podrán ser utilizadas para el ejercicio de baños ni deportes náuticos. No obstante la orden debe entenderse en su justa medida. Debe quedar claro, que la prohibición puede entenderse como una recomendación, esto implica que el usuario asume el riesgo bajo su completa responsabilidad, sin que ello suponga la negación de ser socorrido.

Esta clasificación puede ser en algunos casos permanente, pero generalmente lo es de forma circunstancial, por lo general atendiendo a circunstancias climáticas. La tarea de determinar el grado de riesgo corresponde a cada Ayuntamiento u Organización que éste delega. Deben tener definidos el procedimiento de ayuda exterior, para los casos en que sus propios medios sean insuficientes.

BALIZAMIENTO DE LAS ZONAS DE BAÑO

La proliferación de pequeñas embarcaciones de toda índole, para la práctica de “deportes náuticos” ha hecho incrementar el grado de riesgo para los bañistas en las playas. Este hecho es palpable si consideramos que tienen lógicamente el punto de origen y final la playa.

Algunos por la falta de conocimientos, lucimiento personal, o por comodidad, se pasean por la orilla con sus embarcaciones incrementando el grado de riesgo para los bañistas. Resulta lógico pensar en la conveniencia de aplicar medidas preventivas, para proteger al bañista como el balizamiento.

Se balizara mediante boyas cónicas de color amarillo de 80 cm. de diámetro, fondeadas a distancias no inferiores a 25 metros con una longitud total perpendicular a la orilla de la costa de 200 metros como mínimo y unidas entre si por una línea de corcheras o similar de color amarillo o blanco, con objeto de crear una barrera física, claramente visible, que impida la entrada de embarcaciones a la zona de baño.

En las zonas de baño así balizadas esta prohibido la navegación deportiva y de recreo y la utilización de cualquier embarcación o artefacto flotante. Medidas como ésta o similares se están aplicando en otros países, con lo que sus playas se han convertido en un importante espacio natural para disfrutar del ocio.

BALIZAMIENTO DE PLAYAS, LAGOS, LAGUNAS Y SUPERFICIES DE AGUAS INTERIORES

En las playas balizadas, el ordenamiento mismo implica una advertencia para que sus usuarios respeten lo indicado en su señalización.

Según lo reglamentado el balizamiento estará hecho por medio de boyas cónicas de color amarillo de 80 cm. de diámetro, fondeadas a distancias no superiores a los 200 metros. Los canales de paso, utilizados por: lanchas para hacer ski acuático, artefactos de tracción de vuelos ascensionales, pequeños veleros y las demás embarcaciones y artefactos de recreo de playa, tendrán una anchura variable entre 25 y 50 metros.

Su trazado, salvo casos excepcionales, será perpendicular a la orilla. La entrada en estos canales transversales de paso se balizará por medio de dos boyas cónicas con su mitad inferior en color amarillo y la mitad superior en color rojo o verde, según corresponda a babor o a estribor en el sentido convencional de balizamiento (Rojo a Babor en la entrada).

Los lados de los canales transversales de paso se balizarán con las mismas boyas cónicas en color amarillo solamente, ancladas cada 10 metros entre unas y otras cuando el canal bordea o atraviesa una zona de protección de los bañistas y cada 25 metros en los otros casos.

PRECAUCIONES AL EMBARCAR Y DESEMBARCAR EN PLAYAS NO BALIZADAS

Las imprudencias en el embarque y desembarque, tanto por parte de los bañistas que quieren acercarse a ayudar a las piraguas, como por los piragüistas inexpertos, producen algunos accidentes que suelen acabar con toda clase de traumatismos.

He podido observar más de un desembarque en playas repletas de bañistas, donde el piragüista no es consciente del riesgo y de la responsabilidad que corre. Un golpe de proa en la cabeza a un bañista puede conllevar consecuencias irreparables.

LIMITACIONES A LA NAVEGACIÓN EN PLAYAS, LUGARES PRÓXIMOS A LA COSTA, PLAYAS BALIZADAS, CANALES DE ACCESO Y RESERVAS MARINAS

Está legislado que en los tramos de costa no balizados como zona de baño, se entenderá que la zona de baño ocupa una franja de mar contigua a la costa de 200 metros de ancha en las playas y de 50 metros en el resto del litoral, donde no pueden realizarse actividades deportivas o de recreo a una velocidad superior de 3 nudos.

Todas las embarcaciones o artefactos flotantes, cualquiera que sea su medio de propulsión, que salgan o se dirijan a las playas, deberán hacerlo perpendicular a tierra, navegando con precaución y siempre a menos de 3 nudos desde los 200 metros hasta la costa o viceversa. Si existen canales balizados de acceso, éstos se usarán obligatoriamente.

Nuestro deporte podemos practicarlo casi todo el año especialmente en el litoral mediterráneo; hay muchas playas y zonas de baño sin ninguna vigilancia ni señalización durante muchos meses. En todo momento deben respetarse estas zonas, tanto por su seguridad como por la de los demás.

PRECAUCIONES CON BAÑISTAS Y BUCEADORES

Fuera de estas zonas, se deberá observar la suficiente precaución por si hay bañistas o buceadores. Estos últimos deberán estar señalizados con una boya roja con una franja horizontal blanca. Una observación a tener en cuenta es que, cuando se encuentre alguna embarcación parada en la mar, suele haber personas bañándose, pescando o buceando en sus proximidades, aunque no disponga de ninguna señal, por lo que se le deberá dar el resguardo prudencial. La señal en el caso de tener buzo sumergido es la letra A del código internacional de señales. El resguardo mínimo es de 25 metros.